Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /homepages/36/d206324349/htdocs/site_org1G/config/ecran_securite.php on line 180
La crisis del pan en Maruecos - Matière et Révolution
English German Espagnol Portugese Chinese Japanese Arab Rusian Italian Norvegian Dutch Hebrew Polish Turkish Hindi
Portada del sitio > 18- ESPANOL- MATERIAL Y REVOLUCION > La crisis del pan en Maruecos

La crisis del pan en Maruecos

Viernes 21 de diciembre de 2012, por Robert Paris

La crisis del pan en Maruecos

Escrito por Faed

El periódico “Almassae” publicó en septiembre, un artículo titulado “Marruecos se encamina hacia una crisis de pan y la patronal del sector da la voz de alarma”, donde dijo que los panaderos alertan sobre una posible crisis del pan en Marruecos , y que el gobierno marroquí tendrá dificultades para proveer al mercado de cereales durante el próximo período, basándose en los informes de los organismos internacionales, especialmente la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y el Banco Mundial. Lo que los llevó a considerar que "la situación requiere una acción urgente y prevenirse para evitar lo que vivió Marruecos en el inicio de los años ochenta."

Esto, a nivel de la noticia publicada en el periódico, pero en cuanto a términos de la investigación y el acercamiento a lo que está pasando en realidad, hay un claro empeoramiento de la situación para la inmensa mayoría de la sociedad, especialmente de la clase trabajadora y los pobres. Basta volver al proyecto ley de los presupuestos para el año 2013, y su relación con la cuestión alimentaria, es evidente que las medidas adoptadas en esta sección, apestan a nuevas opciones neoliberales, aplicadas por el gobierno islámico moderado, y en el contexto de la crisis global del capitalismo.

El valor de las importaciones de alimentos básicos en Marruecos en 1982, se estima en AED 3 mil millones, y se convirtió en 26,7 mil millones de dírhams en 2007, año del estallido de la crisis alimentaria y el aumento de precios de los alimentos a nivel mundial. Y el valor de las importaciones de alimentos aumentó en más del 45 por ciento, entre 2007 y 2011, y han marcado los cereales, el azúcar, la leche y el té una subida del más del 65 por ciento.

Por otro lado, la estrategia agrícola en Marruecos se construyó sobre cultivos de exportación de menor importancia (cítricos), que marca una tasa del 30 por ciento de las exportaciones de alimentos, durante los últimos cinco años. Por otra parte, las exportaciones de productos alimenticios no cubren ni la mitad de las importaciones de alimentos en los últimos años. En el año 2011 se produjo un descenso de este porcentaje, hasta el nivel del año 1982 (el año que vio el estallido de las revueltas del pan en Marruecos).

La política agrícola en Marruecos tiene una fuerte correlación con círculos imperialistas y las empresas exportadoras más importantes del mundo en particular, debido a que controla en gran medida, la política alimentaria y la producción, por no hablar de las especulaciones. Esto se suma a los acuerdos de libre comercio, lo que llevó a la pérdida de la protección de nuestros mercados a partir de la invasión de los productos agrícolas industriales imperialistas. Y así, la pérdida de la soberanía a nivel de la alimentación y la agricultura.

Otro dato es que las tierras más fértiles son propiedad de la monarquía y lo que gira a su alrededor. Ya que su única preocupación es obtener beneficios y llevarlos a paraísos fiscales. Este es otro aspecto de la corrupción que paraliza y reduce la economía del país. Capital estimado en el 2011 en 25 billones de dólares, mientras que más del 30 por ciento de las riquezas de los ricos de Marruecos, de acuerdo con algunos estudios, se encuentran depositadas en bancos extranjeros.

La dominación colonial directa a Marruecos (1912 - 1955), que dio lugar al saqueo de la riqueza e impidió la industrialización del país y le condenó al atraso y la pobreza, continuará en otras formas, después de la independencia formal, donde Marruecos será sometido a la voluntad de las instituciones financieras internacionales y la dependencia completa de los polos imperialistas, que seguirá robando las riquezas a través de diferentes mecanismos (asimetría en el intercambio, deportación de los beneficios, el saqueo del capital y de la deuda).

En este sentido, hizo todo lo posible para acabar con las riquezas del país, imponiendo programa y siempre según la lógica capitalista, lo que llevó a la fisuración de la economía, y profundizó la dependencia y el seguidismo de Marruecos a los centros del imperialismo y sus instituciones, lo que tendrá repercusiones y consecuencias para todas las áreas, y que aumentará su intensidad a la luz de la crisis el capitalismo global actual. Por el contrario, el Estado marroquí, para obtener la bendición de los imperialistas, especialmente el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, dio más estímulos y exenciones para las múltiples empresas y grandes capitales locales asociados, a través de lo que se conoce como "apoyo o estimulo de la inversión", y la liberalización del Comercio exterior a través de "mejorar el entorno empresarial para promover la confianza con el fin de aumentar el atractivo del país para las inversiones directas y el capital extranjero, y mejorar la oferta de exportaciones y una mayor liberalización del comercio exterior, y simplificar los aranceles y crear zonas francas para la exportación", según una presentación de notas a la ley de presupuestos para 2013. Cabe señalar aquí que esta política es la misma que se aplicó en los programas de ajuste estructural, a principios de los años ochenta del siglo pasado.

Todo esto se hace a través de un ataque a las conquistas de los grupos populares y la clase obrera, a través de despidos, congelación de los salarios, la no compensación de los productos básicos y un aumento en sus precios, el ataque a los sistemas de pensiones, las cifras de desempleo son alarmantes, la tasa de desempleo de los jóvenes de menos de 30 año llega a alrededor del 62 por ciento, aumento de la pobreza y la miseria, y la alta tasa de analfabetismo, sobre todo entre las mujeres. Basta aquí viendo estas cifras desalentadoras, consultar los informes de varios organismos internacionales, que clasifican a Marruecos entre las primeras filas de los indicadores de rezago social y humano.

Sin duda, el pueblo marroquí no tiene más remedio para conseguir un crecimiento económico y su auto suficiencia alimentaria, que liberarse del capital extranjero y nacional, a través de la ruptura con las instituciones financieras mundiales, y construir un programa al calor de las luchas de los trabajadores y el pueblo, a través de sus organizaciones independientes de la burguesía, para su emancipación de la tiranía política y económica.

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0